Cómo hacer un "armario cápsula" y tener siempre que ponerte.

¿No sabes qué ponerte y tienes el armario hasta los topes? 

No te preocupes: no te pasa a tí sola.

En TU NUEVO ESTILO, tenemos una teoría de por qué ocurre.






¿Cual de estos tres errores cometes?

  1. En realidad no sabes qué prendas tienes en tu armario.
  2. Tu estilo no es coherente y has comprado ropa que no va contigo.
  3. No eres nada creativa a la hora de elaborar un look ... ¡Y más un lunes por la mañana!

El objetivo es conseguir el perfecto "armario cápsula" : pocas prendas, pero bien elegidas y que sean intercambiables. Lo conseguirás siguiendo estos 8 pasos: 

1. Redefine tu estrategia.

Mira tu armario… ¿Las prendas que tienes reflejan tu estilo actual y tus necesidades? Si no es así, toca “operación detox”: no almacenes cosas que sabes que no te vas a poner.

2. Establece una buena inversión.

20 piezas para lograr 20 outfits completamente distintos. Esta es la clave. Con esta inversión, puedes lograr un armario que cubra todas tus necesidades. 

3. Compras lógicas.

Cada vez que adquieras una prenda nueva, debes hacerte estas 5 preguntas: ¿encaja con mi estilo?, ¿me gusta su material?, ¿me sienta bien?, ¿tengo algo parecido ya?, ¿lo puedo combinar en al menos tres looks?

4. Tu paleta de colores.

Debes tener aproximadamente 3 colores principales (los que más te gusta llevar y sabes que te funcionan en piezas clave, como los abrigos o los pantalones), 2 colores neutros (que combinen con todos tus colores principales) y 4 colores “acento” para accesorios y piezas muy especiales como faldas o chaquetas.

5. Gama de colores.

Recuerda que con los colores cálidos (con pigmentos amarillos) te verás más accesibles. Los fríos (con pigmentos azules) te aportarán más seriedad y los luminosos (con pigmentos blancos) te harán parecer más joven y dinámica. Si eliges colores opacos (donde predominen los pigmentos negros), te hará más seria y se acentuarán las líneas del rostro, mientras que los pasteles dulcificarán tu imagen

6. Defectillos...

Puedes utilizar colores oscuros para disimular partes del cuerpo y colores claros para potenciar tus zonas más favorecedoras.

7. Realiza listas.

Por ejemplo, qué llevaste la semana pasada. Mira cómo podrías cambiar esos looks para los próximos días. O, más importante aún, ¿sabrías cuáles son tus cinco looks más horribles que has llevado en los últimos cinco años? Repasa fotos, te ayudará. Ahora te toca analizar por qué fallaste: ¿el color, las tallas, los materiales…?

8. Crea uniformes.

Te ayudará a colocar la ropa y los accesorios juntos. Además, así visualizarás más rápido por la mañana tu look.